El Blog

Calendario

<<   Noviembre 2017    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

General
Artículos y anotaciones generales

Santiago Seillant

Por piaramburu - 5 de Noviembre, 2007, 19:45, Categoría: General

  Nací en La Plata, de chiquilín me mudé a Olavarría. Mi infancia la viví donde viven mis abuelos, pero no les voy a decir donde viven. Llegué a Bs. As. para estudiar Filosofía, estoy casi seguro que me arrepentí. Viajé por el Norte argentino y por Bolivia durante un año, aún hoy ese tiempo es hermoso. Volví a Bs. As. y desde entonces estudio Agronomía. Edité en el año 2006 mi libro de poemas que vendo en los trenes y en el  Subte.                                                                                  

                                                                                                           

                                                                                                          

POEMAS   

Dominio del juego


También
los niños del kipá
juegan de camisa
en el potrero
tras una media luz
del Toborochi

Es de asombro


Uno de los equipos

afiebra mi cuello

y toque        toque         toque

con el silencio

por kábala


Ingresaron tres chicas
de faldas a botones

y patean puntín
a la ingle
del Toráh
 

* * *

Flor de Toborochi


Tenés un gusto
de algodón
en la boca
y me burbujea dentro
hasta ahí lo tenés


El color de tan extraño

en tu boca palpitante

no me deja besarla
 
¡pero favor!


Vas a cosechar
esas flores
ahí mismo


Asomándonos
al Toborochi


Tu frescura
como los árboles
al desovar
tan juntitos

Martín Godino

Por Paula Aramburu - 11 de Octubre, 2007, 19:18, Categoría: General

   Nació un fabuloso 31 de agosto de 1983 en la ciudad de Buenos Aires. Fue un bebé hermoso. De muy joven ya mostró un gran talento para vanagloriarse en vano. Es aficionado a la literatura, la filosofía, el teatro, la música y la Existencia. Escribió una novela llamada Werther escapa, de la cual se muestra muy orgulloso y feliz. Es un niño, y parece no tener intenciones de dejar de serlo.                                            

                                                                                     

                                                                                                          

                                                                                                                                                                                                                     

POEMAS

LAS PALABRAS

Salí al parque a jugar con las palabras,
y cuando jugaba se posó
en mi hombro un temor.

¿Yo juego a las palabras
o ellas me juegan a mí?

Los pájaros volaron. Las palabras
deberían tener alas.

* * *

PALABRAS CAEN DEL ÁRBOL


Yo no sé lo que es mi alma,
no sé atar bien las palabras.

No sé lo que es la noche,
no sé qué es el día,
no sé por qué sucede que existo.

No sé por qué miro,
no sé por qué sueño,
no sé para qué sueño.

No sé cómo es que escribo
estas palabras ficticias,
no sé qué hacen acá.

No sé lo que es el mundo,
no sé qué soy yo,
ni sé lo que es la luna,
ni sé lo que es el sol.

Sólo veo palabras
que se caen y caen
de mí que soy el último renglón,
una a una todas
caen y se desarman.

Soy como el árbol
que el otoño
ha dejado sin hojas.


* * *


DIARIO

... Que “el ritmo del pensamiento es vertiginoso” decía Alicia y yo lo guardaba en el papel y entre paréntesis anotaba “el vértigo de pensar” y recordaba mucho de toda esta “realidad” que lucha por invadirnos y la gran fuerza de penetrar uno la realidad y ser uno el invasor de ésta, el contraataque.
Todo lo que escribo quiero que sea diario íntimo; diario en forma de cuento,en forma de novela, de ensayo, de poema, de diario. Si no de qué me sirve.
(...)
Que las palabras son imposibles y hay “un máximo de lucidez” para poder expresar con ellas lo que queremos decir. Tan solo una parte del todo.
Algunos doctos y no doctos afirman que en las partes está el todo. Qué importa, con tal que haya partes.
Las manos de la Doña Poesía están esculpiendo una figura, con su arte desde la Tierra acierta la piedra en el Cielo.

Pablo Basili

Por Paula Aramburu - 5 de Octubre, 2007, 13:02, Categoría: General

  Nací en Bahía Blanca en 1987 y desde hace dos años y medio estoy viviendo en Buenos Aires. El Taller me ayudó a mejorar algunas torpes líneas y convertirlas en poemas.      

                                                                                    

                                                                                    

                                                                                    

                                                                                                          

POEMAS

Unos trajes negros, de bomberos

 
En mi edificio nos cortaron a todos el gas,
digo esto para no dejar nada
de esta historia en manos de la poesía

entonces cada vez que son las nueve menos cuarto de la noche
se escuchan las alarmas de los microondas
como grillos aquellos
los del campo.

 
* * *


Si
 

Si, el precio de esta manzana subió
Si, aquella provincia sigue viviendo en el siglo XVI
Si, tenemos que ir a ver al dentista
Si, mañana otra vez tendremos que trabajar.
¿Que será de esta gente que respira?
¿Se me saldrán de este colectivo con sus penurias?
¿Me dejarán sus preocupaciones en el bolsillo y andaré pesado por Callao
para que se rían las viejas?


* * *


DIARIO

... modifiqué algunos poemas de la selección que te había mandado antes. Paso a detallar.
 
1) "Recuerdos del río" fue cercenado sin piedad, todo destello de relato personal quedó fuera.
2) El de Julián, Andrés y Pablo también sufrió cambios, aunque mi bisturí fue un poco más convaleciente.
3) Eliminé algunos, ahora no me acuerdo cuales porque no dejé copia de la primera impresión que te mandé en un sobre.

 

Graciela Ortega

Por Paula Aramburu - 30 de Septiembre, 2007, 14:52, Categoría: General

De 0 a 18 en Moisés Ville (Santa Fe) : casa, bicicleta, calle, lectura, escuela.
De 18 a 34 en Buenos Aires: Letras, militancia, casamiento, hija Morena.
De 34 a 47 en el sur : hija María, docencia en media, final de pareja. Vuelta.
De ahora en más (primavera del 2007), y sin hacer más cuentas, escribiendo y viviendo, otra vez, en la casa de La Paternal.                                                                        

                                                                                                           

                                                                                                           

                                                                                                           

POEMAS

Mail de auxilio. Asunto: quilmes

tomé un poco de quilmes que, asociada al antidepresivo, al ansiolítico, al
tamoxifeno, al correo de él dando su visión sobre la división de bienes, a
mi hija partiendo para quedarse esta noche con su novio, al cuchillazo que
recibió ese alumno en el corazón (sobrevivió: eso es lo que importa), hacen
que esté ahora deseando ser otra.
Volando. Durmiendo. Estrechándome frente a la columna para romper el auto que ya no sé si es un bien propio o un bien ajeno.
Me tiro del balcón y caigo sobre esa baldosa manchada de aceite.
No hay justicia.
Hice los deberes y no me saqué un diez.
quilmes
la cerveza del desamparo.


* * *


"Ponéte a escribir", me dijo.
Entonces, dejé el televisor,
la novela que leía, el vino.
Y puse el word, vacío sin su piel,
sin su caricia.

Word vuelve adagio de Beethoven
sobre mi cabeza.
No hay interferencias de servidores galácticos,
internécticos.
No hay sexo entre las teclas,
ni humedad en la pantalla.

No me voy a poner a escribir en el vacío,
si no te tengo.

No te haré caso.

Vuelvo al vino, al adagio, a la cama, al sueño,
al recuerdo de lo que no es
si sólo es el recuerdo.

No se puede escribir lo que me pasa.

* * *

DIARIO ATRAS

Pasó casi una semana del día jueves
Ahora recuerdo  que éramos algunos menos que las dos veces anteriores. Según lo propuesto por Alicia, esta vez le tocaba el turno a Clara y a Martín (la primera vez fueron Carlos y Violeta). Noté que Dafne no había venido, ni Carlos, ni.. no me acuerdo su nombre, no nombro digo de su pelo corto y su fuerte voz. Otros chicos se me pierden y sí registro a Violeta a mi lado, a Nora enfrente, a Florencia tarde, a la jovencita de 19 años, a la colombiana-otra del primer día (tiene el pelo suelto y una blusa muy verde). El santafesino trajo el mate que  hago correr; la sicóloga vuelve a ocupar la misma silla; Santiago llega, como Florencia (tarde o con hoyuelos en las mejillas)
Lee Clara lo que le indica Alicia y estoy en el presente de ese día siguiendo la sangre de los enamorados y al fantasmita que no asustó (este es un diario atrás, diario del recuerdo, de lo que la poesía de Clara me dejó)
Habló Genoveva casi sin dejarnos palabras. No coincidí con Alicia cuando dijo que sí había dolor (veo tan joven a Clara) (“Clara. Corazón”)
Después fue Martín, el silencio y la voz de Violeta criticando lo que yo también quería criticar (¿otros más?) Entonces la vuelta de Alicia cuidando al querubín. Y yo apoyando la fuerza del joven que tiene todo por delante y mucha poesía adentro (hablé de Maiakowski y de mis ya lejanos 22 años)
Poesía adentro de Honduras y Bulnes.
Adentro, corazón mío, adentro.  


Genoveva Arcaute

Por Paula Aramburu - 28 de Septiembre, 2007, 17:10, Categoría: General

Nacida en La Plata, colaboró en la revista Humor desde 1980 hasta 1990. Autora de teatro satírico. En 2007 publicó Mandorla, novela breve, y próximamente publicará el poemario Todas somos Frida.                                                     

                                                                                

                                                                                                          

POEMAS

Con mi pulgar invoco
Las tres o cuatro letras
Del código de amor
Que vos y yo tenemos.
Es un SOS
Llegará a tus países
Sonando en el bolsillo
Y calmará mi mal
Que llaman mal urbano
(soledad entre muchos
acecho de balcones
acoso en las pantallas
imán de la azotea
tirarse de cabeza
no dejan de sonar
hoy no sonó ninguno)

No hay respuesta bajo
El ascensor a la calle
como paseando un perro
llevo
mi cajita en la mano
Atenta a los iconos
Que son nuestro lenguaje.
Vuelvo. La noche
Me sigue hasta la puerta
donde un sol de mercurio me trae                       
el alma al cuerpo

Me siento y al teclado
Interpreto tres notas y si estás conectado
mi bandera flameando
te me pondrá en contacto
Zumba la máquina
Runrún de gato transparente
Que se deja tocar.
Me quedaré esperando que inicies el contacto
Miraré la luna que me está mirando
me hables al oído de mis yemas
Esa pastilla dulce en la punta de tus teclas
Sana-sana a la muerte.

* * *

Es un nido de nudos
Malasangre los hizo
Estrangulan el cuello
Su voz y su canción
La sangre se demora en el pulso
Braquilate puño viejo
Son ovillos las tripas
Y en la casa del cráneo
El pelo se enmaraña
Y amedrenta a los peines
Agarrarse
De un cabo cualquiera
Caer al vacío desde una terraza
La línea, la línea de este laberinto
Que soy que voy siendo
Tendida plomada,
por fin
de la caña, carnada, y anzuelo,
en el mar del asfalto.

Pablo Matías Sgalla

Por Paula Aramburu - 28 de Septiembre, 2007, 17:01, Categoría: General

 Nace en Santa Fe, en 1977, poeta, "Virgilio" entre amigos, diseñador de objetos en hierro forjado, miembro fundador del grupo de escritores Latartiznarida junto a otros escritores santafesinos, y ahora en este nuevo proyecto.                     

                                                                                                                               

                                                                                                                                  

                                                                                                                                                                                                                                                                                              

POEMAS

 1

Tiemblo
bajo el terror del tiempo
esa misma sombra que me acapara
esta noche
que sueño
después de todos los días
después,
de ser tantos y tan distintos.
 
Se que llevaré otro nombre después y mañana.
Todos estos fragmentos,
pequeños naufragios
donde las palabras
flotan pequeñas
y sin hilo.
La simultaneidad
del tiempo
la derrota última
donde este trapo
rescatado de todo el mar
me recuerda la imagen.
 
 
 
5

En éste futuro equinoccio
donde puedo sumergirme,
usar mis otros cuerpos
de ojos cerrados,
y saber que lo que sigue
siempre es nebuloso,
una forma inatrapada,
algo descriptible sin palabras,
los largos encuentros
después del laberinto.
Hay esa costumbre
la masa aromada de las nonas
los patios
el mismo sol despidiendo
y alguien
buscando otra luna
para las palabras.
 
 
DIARIO

Qué es el arte? debe ser lo bello? debe ser metódico?
o debe trasvasar la linea de lo temporal? y la cotidianeidad ? y el hombe y su vida? que debe reflejar el artista en su obra? el momento de creación adecuado será el trance por donde todo se nos cae dentro de la cabeza y uno trata de alcanzar alguna oración coherente?
(...)
no podemos darnos el gusto de simplemente escribir, debemos además desnudar la palabra, y alli entra en juego el trabajo de taller, en el ir descubriendo las potencialidades lo que el otro encuentra de valioso en nuestra forma de decir, " las imágenes" lo que sin decir por completo nos deja una sensación, un gesto, y lo que no gusta ( por decirlo muy crudamente) que es la parte más importante del trabajo de taller, desde allí uno debe sacar el trabajo para exigirse, para encontrar otra forma de decir
        
        

Norma Etcheverry

Por Paula Aramburu - 13 de Septiembre, 2007, 21:41, Categoría: General

   Nació en la provincia de Buenos Aires (Gral. Paz Ranchos), y reside en la ciudad de La Plata desde 1981, donde se recibió de Periodista y cursó materias materias afines a la literatura en la Facultad de Humanidades. En 1987 participó, entre otros, con Gustavo Caso Rosendi, Eduardo Rezzano, Patricia Coto, Susana Dakuyaku,  de la Feria del Autor Inédito, un proyecto que tuvo como objetivo llevar la poesía a las plazas y otros lugares públicos, mediante la difusión de producciones artesanales. Ha publicado, en poesía,  "Máscaras del Tiempo" (1998) y "Aspaldiko" (2002). Ha escrito "Un tibio amparo", novela inédita sobre la primavera del 83. Colabora en publicaciones del interior y en "El espiniyo", revista de poesía de La Plata. Produce "Diagonal Converso", revistual breve que se distribuye periódicamente por correo electrónico.                            

                                                                                                         

POEMAS

Un hombre no llora
Un hombre no llora
Solamente deja que se le parta el alma
mientras penetra los bordes de una mujer
que no es Ella.

* * *

Noviembre

Es este silencio
En que todo se sumerge y descansa
Solo una mosca
Y las cortinas que se mueven por el viento

Pasan los niños
Con sus risas y sus pequeños gritos
Y una mirada hacia el mundo
que va de abajo para arriba.

Pronto será el verano.

* * *

DIARIO

Diario de ausencia

Estoy complicada para salir. Me cuesta salir. De La Plata, o de mí? Salgo. Viene un micro que va a mi casa, y viene otro que me lleva derechito a la Terminal. Mi mente no se pone de acuerdo con mi deseo. Mi deseo no se pone de acuerdo con nada. Mis pies, entonces, se quedan quietos, esperando la orden que nadie les da. Entonces se suben al que va hacia la Terminal. El Plaza  me está esperando. Subo. Inmediatamente tomo los poemas de Nahuel y de Graciela, y los releo de cara al sol que entra por la ventanilla del primer asiento. Me encuentro con la tibieza, con la furia, con la búsqueda, en el vacío, en el margen, en la palabra, y me encuentro con mi deseo. Por fin. Luego, el afuera se complota/ se complica/ se complace contra mí. La niebla cierra el camino hacia adelante. Todo el paisaje es extraño. Imagino cualquier ciudad, cualquier lugar. ¿Será así Praga, sobre el puente Carlos…?no, así debe ser Londres, dicen. No conozco. Acá es la Autopista La Plata-Buenos Aires, ranchitos en mi  mano izquierda, fueguitos en algunos puntos del manto gris. Carros, caballos desguarnecidos como los techos de chapa entre la niebla. Es acá. Y yo voy hacia allá, a la poesía que tiene también la extraña mezcla del fuego y la niebla. Obelisco: no; sigo, no al subte, hoy no. Mucha gente, me saca de mis pensamientos. Tengo que estar atenta a  mi alrededor y no quiero des/atender, des/entender mi adentro, mejor un taxi…Córdoba, un taxi por Córdoba, un taxi más arriba, en la paralela, a la vuelta, en la esquina, allá, allá no, acá tampoco, no hay taxi, taxi no, camino a un taxi que no, tengo que poner mi energía en el alrededor, en la caza de un taxi, en la caza del ciervo rojo que no aparece por ningún lado de esta selva. No, taxi no, la noche, no. La poesía no, la poesía se aleja. Los minutos se van desvaneciendo entre la niebla, cruzo la Nueve de Julio, quizá del otro lado del renglón pueda decir "voy a Honduras al 3000" a hundirme en do-re-mí, en la poesía que sí. Pero no, taxi no. Se hace tarde. Caminar, veinte cuadras caminar. Podría ser. Pero no, hoy no es el día. Alrededor un caos de autos estancados, niebla, semáforos que parpadean en contradicción como un espejo roto. Es tarde.  Frente a mí, el ciervo rojo se acerca en la forma de un micro "Plaza,  La Plata por Centenario"  que se detiene, justo a frente a mí. Tal vez fue mi rostro desalentado. O mis pies que se han detenido otra vez, sin órdenes que acatar. Tal vez la noche que se cierra alrededor del Obelisco, alrededor de Honduras que está lejos. Tal vez levanté la mano y el chofer entendió, y me abrió. Y me encontré volviendo a casa, sin nada. Con un montón de gente dando vueltas en mi cabeza, con taxis ocupados, con imposibilidades de afuera, ( tal vez de adentro) que hoy  no me dejan llegar. "¡Ay, Geno,-pienso como una nena desamparada- …con otro es tan fácil!" Sin embargo, yo puedo andar sola, por Buenos Aires, por la vida, por la poesía…..es lo que he hecho siempre, seguro, no necesito nada, seguro que puedo… ¿seguro que puedo andar sola por la poesía? Pienso: no voy más. Pienso: sí, voy a volver. Quiero volver. Me estoy perdiendo algo. Quiero escuchar de la poesía de Graciela y de Nahuel, y quiero disculparme también con Santiago y Florencia porque leí sus versos en soledad y no los pude compartir. Quiero volver, y quiero reconocer que no puedo sola. Que hoy la niebla fue un error, que salir sin convicción de mí, de mi ciudad y de mi adentro, fue una prueba. Una prueba de fuego? No sé, tal vez sí, de alguna forma… los rostros, las voces de alrededor de la mesa, allá en la Casa de la Poesía, se me antojan fueguitos en medio de la niebla, como los fueguitos de la villa en la Autopista. Fueguitos en medio de la vida blanca, blanco de papel y blanco de nada. Fueguitos en medio de la noche. Voces claras en medio del murmullo del gentío, en medio de la confusión del alrededor. Voces amigas, voces hermanas en un camino en el que no estoy sola. Aunque esta noche, puntualmente, me hayan quedado trasmano, allá en Honduras. Volveré. Buscaré con ellos.  Y seremos versos.


P/D: Ahora que leí los diarios de Nahuel, de Martín: Confieso. Años de cursar materias en Letras no me dieron la clave de una Poética. "Cualquier arte que fagocito tiene que ver con la necesidad", dice Nahuel. Eso. Eso es. "Eso que busco es la conmoción". Que me pase algo con eso. "En todas partes ando al acecho de una vida que valga la pena" dice un escritor que se llama Lawrence Durrell, al que no conocí en la facultad.  Ni Syd Barret ni Spinetta fueron textos académicos (y fueron imprescindibles). Sí Goethe, y fue fabuloso. Entonces, es en todas partes, la búsqueda. Es en Clara, y en Yadi, y en Martín, y en Florencia, y en Nahuel,  y en todos. Entonces, es maravilloso este cruce/encrucijada/ encuentro/intersección, este ¿Taller se llama? Bueno, este ida y vuelta. Confieso, creo que me fui, la otra noche, en medio de la niebla, sólo para poder vol/ver. "Verso, viene del latín" dijo Saimolovich, en el Encuentro de Escritores, y explicó la etimología de la palabra verso, y entre tantas cosas que dijo lo que más recuerdo es que también significaba Volver.

                    
          

María Inés Ferrari

Por Paula Aramburu - 13 de Septiembre, 2007, 16:42, Categoría: General

   Joven poeta mas no poeta joven, tal vez no del todo poeta, sí en la vía de la escritura, miteriosa senda, de encuentros, como estos, del Taller de la Casa de la Poesía, los maestros, los poetas, del blog, del aún no pero sí, nacida en la Provincia de Buenos Aires, algún poema publicado, y tantos otros guardados.                                                                                   

                                                                                                           

POEMAS


bordes

1

y fue del amor
melancólico destello de eternidad

en los meandros del humo
supo perderse
dócilmente
 
o solo resultó insuficiente el cálculo

no calculó el cortinado azul,
la pesadez del sillón en la esquina de la sala
el musgo en las axilas
los pájaros anidando en el rellano de la escalera
la estela azul que dejaba su paso

poco a poco
avanzaron los rincones descuidados
distraída
perdió la sombra

la buscó
en noches de luna
en la lluvia
en los pasos
en la primera bocanada del sueño
inútil  fue

imperceptible
al borde del zapato
fue fantasma 
 

2

lágrimas penden de bordes inusuales
por los siglos de los siglos
custodian cada nacimiento
escriben los nombres recién llegados
tinta negra en papel  de seda

ensortijadas letras
había dicho el médico
en la sombra auscultó lágrimas
titilan
en noches distraídas

cerró los ojos
y cantó


3

encontró un ángel
tomaba la mano de la  novia
por ella suspendía la nada

la piel tan joven, el alma a dentelladas
buscaba un modo de no ver su sombra
desde la blandura del cemento de contacto

camina el mundo distraído y fatal
 

* * *


DIARIO

El jueves anterior sentada en un bar, releía los poetas que iban a presentar su obra
Pensaba en la búsqueda.
Concluí la escritura es una búsqueda
La escritura necesita un alma decidida a jugar
Jugar no es fácil, tal vez sí ligero
No es fácil la ligereza, necesita de la seriedad
Mejor tomar la ligereza con seriedad

Carlos Dariel

Por Paula Aramburu - 8 de Septiembre, 2007, 15:22, Categoría: General

   Nació en Buenos Aires, el 1 de agosto de 1956 y reside en la localidad de Haedo. Sus libros publicados son "Según el fuego", Nostromo Editores (2004) y "Cuestión de lugar", Nostromo Editores (2007). Desde el año 2004 codirige el Ciclo de Poesía "Farandol" y coordina un taller literario en la localidad de Haedo. Poemas suyos fueron publicados en revistas gráficas y virtuales de Argentina, Brasil, Colombia e Italia, y algunos de ellos traducidos al portugués e italiano.                       

                                      * * *                                                             

                                                                                                         

POEMAS

Sobremesa

enciendo un cigarrillo
se deja conducir
dócil
hacia mi boca

sobre la mesa restos de comida

entre una bocanada y otra
mis ojos sobrevuelan
los objetos del entorno
reconstruyen los cuerpos  a partir de sus sombras
recalan en la mesa
se detienen en el brillo
guarecido en el borde de la copa

brillo que parece esperar
él también
un guiño de la noche

ahora el humo me distrae
y mis ojos espejan
el fondo del silencio

detrás de lo que calla asoma lo sagrado

un pliegue tras otro
el tiempo sucede
a mis espaldas


                                                                                     * * *

Como si

a las seis de la tarde
la ciudad llega a su clímax
miles de piernas vienen y van
mendigando un corazón desnudo
o un pedazo de Dios

sentado a la mesa de un bar
busco un signo oculto en la tarde
una lengua que  hable
el idioma de la luz

la mirada  vaga en la penumbra de otra tarde más

saber ser borde y soportarlo
provocar la eficacia de un puente

cada mesa de bar
tiene el rostro de la ciudad que la contiene
como la herida
la huella del corte

un sorbo de café
la mirada en la mano opuesta
lo ojos perdidos en la mirada
la mano bebiendo sola un café frío

vaya idioma éste
incapaz de acertar
con la pregunta adecuada
siquiera la oscuridad con la que alumbrar
un nudo en la garganta


yo tampoco tengo a mano
la llave de ninguna puerta

no quiero ser juez ni parte
tampoco
claro
busco quedar a salvo
¿cómo podría?

quisiera

terminar este café
y hacer de cuenta que no estuve


María Denisa Ferreyra

Por Paula Aramburu - 7 de Septiembre, 2007, 22:43, Categoría: General

   Nací en Bahía Blanca (Prov. Bs. As.), a lo largo de mis 19 años viví en distintas ciudades dentro del país. Conocí la poesía a través de mi amigo Pablo, en el taller de Sergio. Desde entonces la Poesía forma parte de mi identidad, además de las Artes Plásticas. Creo que la experiencia del taller coordinado por Alicia en la Casa de la Poesía fue muy significativa tanto a nivel personal como de intercambio grupal. Actualmente estudio Psicología - UBA.

* * *

POEMAS

sucio sería un mejor nombre
golpear y esconder el puño
vivir la ajenidad:
la música clásica desde tu pelo
la abstracción por tus ojos
lo que acontece a través de tu voz;
mostrar la otra mano extendida
como cinco flores o lápices negros
que sombrean la distancia,
espacio vertiginoso de la memoria,
donde nuevas escenas sentencian sobre el mismo libreto
la rutina del mar
el siempre incansable estar llegando, pero nunca hacerlo,
con un pie dentro de casa y otro fuera,
un tono profundo para seducir, y luego llorar

* * *

me llaman obligación, la edad no la sé, pocos centímetros cúbicos de una cuchara
tal vez mi vida pueda continuar en el cuadro que comencé hace algunas mañanas
arena de oro tocando un océano Vincent van bang, fetiche animizado, mímica rodada
sobre colores infantes, “hija y heredera de nada en particular”, destilación musical del silencio,
estepa desperezando más y más los brazos, germinación cero; acequia del ridículo,
hoyuelo de gracia, acople de algún chillido en su lugar; onanismo infinito 

Presentación

Por Paula Aramburu - 7 de Septiembre, 2007, 14:47, Categoría: General

Los poetas aquí incluídos formaron parte de un taller convocado por la Casa de la Poesía de la Ciudad de Buenos Aires, el cual se llevó a cabo de abril a julio de 2007. El mismo fue coordinado por la poeta Alicia Genovese.

Blog alojado en ZoomBlog.com